En Arrasa Control de Plagas uno de los servicios que ofrecemos es la aplicación de herbicidas, producto químico implementado para inhibir o interrumpir el desarrollo de plantas indeseadas en terrenos utilizados para el cultivo. Las “malas hierbas” suelen crecer en lugares no deseados y se dispersan fácilmente gracias al viento o el agua. Provocan la reducción de las cosechas y afectan su recolección, incrementando los costos.

Ante este panorama es mejor aplicar un buen herbicida que afrontar las afectaciones que pueden tener nuestros cultivos. Para elegir el más adecuado es importante considerar el estado del sembradío y el tipo de maleza que hay que erradicar.

En el mercado encontrará los herbicidas con tres nombres: el nombre químico, el nombre común y el nombre comercial. Es importante destacar que estos productos suelen clasificarse en tres grandes categorías: por cómo se usan, sus propiedades químicas o su modo de acción.

De estos se desprenden otras subclasificaciones que incluyen las siguientes:

  • Según la acción que tienen sobre las plantas que combaten, existen herbicidas selectivos y herbicidas totales.
  • De acuerdo con el método de aplicación hay herbicidas pre-emergencia y post-emergencia.
  • En relación con la movilidad dentro de la planta encontramos herbicidas sistémicos y de contacto.
  • Finalmente, según el tipo de resistencia puede aplicarse un herbicida de efecto residual o de efecto no residual.


¿Interesado en saber más del tema? Llame a Arrasa Control de Plagas, los expertos en fumigaciones profesionales.



Con información de: Agroterra, FAO.org, Leroy Merlin y Agenda 21.